Archive for the ‘Al estilo de…’ Category

Al estilo de Clorindo Testa

Published by admin on April 11th, 2013 - in Al estilo de..., Uncategorized

D&D recuerda al exitoso artista y arquitecto.

Clorindo Testa

Todo empieza en 1923
El puerto de Buenos Aires los vio pasar dos veces en menos de un año. La primera, en el sector de embarque, eran simplemente un hombre de inocultable acento italiano y una argentina con panza prominente. Meses más tarde, completando viaje en dirección inversa, fueron tres los que descendieron del barco. El niñito, un auténtico Testa bautizado Clorindo -nacido en tierra paterna como dictó la sangre- llegaba para quedarse a la ciudad que lo vería devenir uno de los arquitectos más destacados del siglo.
La graduación sucedió en 1948, habiendo explorado y descartado (por motivos de geografía, de universidades y por qué no, vocacionales) la Ingeniería Naval -que siempre había creído su rumbo- y la Ingeniería a secas, en ese orden. Enfrentarse a la arquitectura, en cambio, fue rendirse sin planteos ni resistencias a sus por entonces depuradísimos encantos.
Recién recibido trabajó como dibujante en el llamado Plan Regulador de la Ciudad de Buenos Aires, donde conoció gente interesante como Ernesto Rogers, arquitecto y urbanista italiano cuya visión sería determinante para Clorindo. “El era un exponente que vos conocías de los libros, se paseaba por ahí porque era asesor. En ese momento era mucho más difícil conocer gente, no como ahora que vas a un Congreso y están todos; eran contadas las situaciones en que te podías cruzar con alguien”.
Enseguida llegó la oportunidad de un viaje. Gracias a una beca -y a sus méritos para obtenerla-, Testa recorrió su país natal durante tres meses en plan de estudios, junto a diez compañeros y un profesor que ofició de guía. Al llegar a Nápoles, particularmente a un pueblito muy cercano a Benevento (“que había sido ciudad romana”), hizo detener frente a la casa de su abuela el ómnibus que los transportaba, se despidió de sus amigos y se quedó dos años.

(more…)

Al estilo de Carlos Galli

Texto Sol Dellepiane A.
Descubrimientos
Carlos Galli era un arquitecto recién graduado, pero discernir cuál sería su misión en este mundo no era tarea fácil. A la clásica desorientación post-universitaria hay que agregar -como rasgo de época- la multiplicidad de mandatos que imponía una carrera cursada en la Universidad de Buenos Aires a caballo entre los `60 y los `70, con muchas más horas de asambleas y discusiones sobre compromiso social que verdadero acercamiento a la arquitectura; tantas más pancartas que maquetas, a no ser por algunos proyectos de viviendas populares y otros sueños históricos. “Después, durante un tiempo, los que buscaban arquitecto pedían “camadas `72-73, abstenerse”, relata Galli hoy, a años luz de aquellos años de claroscuros.
Los viajes son maravillosos dadores de perspectiva. Entonces, viajó. Y tuvo la suerte -o la lucidez- de recalar en tierras limítrofes, pero con una cultura tan diferente que podría haberse tratado de otro continente. Galli descubrió Brasil, y Brasil lo cautivó. La valoración de lo autóctono, la utilización de los recursos propios, la exuberancia de la naturaleza traspuesta al plano de las ideas estéticas, se abrieron ante él como puertas hacia un espacio de posibilidades creativas infinitas.
Justo lo que él estaba buscando. “Brasil me deslumbró con ese gusto y esa voluptuosidad que había en la decoración y con cosas muy interesantes, como el uso de cañas y mimbres, y objetos hechos por los indígenas. Ellos utilizaban sus elementos -su clima, su calor, sus colores-, por eso la diferencia con la decoración de interiores que se hacía en Buenos Aires, de donde yo venía con pautas mucho más europeas, era muy grande”.
En San Pablo conoció a Andrea Moroni, una renombrada decoradora con la que se quedó trabajando. Fueron cuatro años de intenso aprendizaje. La revelación telúrica no fue la única durante esa estadía en Brasil. Por esos años lo oriental estaba muy de moda allí -”en un primer momento lo chino lujoso, que después fue evolucionando hacia lo japonés y el minimalismo”, especifica Galli, para quien Oriente significó un segundo descubrimiento. Aunque se autodefina escéptico de los parasiempres, el enamoramiento de Carlos por las formas simples, la armonía como precepto, las lacas y las maderas características de aquellas culturas lejanas se prolongó en un romance eterno.

(more…)

Al estilo de Alfred Fellinger

Texto de Sol Dellepiane A.


Remera negra con loguito colorado, pantalón negro, las zapatillas del visto bueno en charol de los mismos colores. Desde una fiesta de gala de DArA (Decoradores Argentinos Asociados), en que las estrenó con smoking de Martín Churba y un broche colorado diseñado para la ocasión por Celedonio Lohidoy, no había vuelto a usar las Nike hasta el día de la entrevista. Esta vez, por partida doble, Alfred Fellinger da la nota. ¿O será siempre así? Sí. Alfred siempre da la nota.

La vida del nuevo milenio
Podemos aventurarnos a decir que cada quien elige la vida que tiene. No todo el mundo estará de acuerdo. Lo que nadie puede discutir, es que quien arma su autobiografía, lo hace como quiere. Fellinger decide que la suya empiece el 6 de diciembre del año 2000. Ni un día antes, ni uno después. “Lo de antes, ya lo conté muchas veces”. Y Alfred, es bueno que lo vayamos sabiendo, se permite muchas cosas… mas no aburrir.

Milenio nuevo, vida nueva para él. ¿Cuál es la luna que marca el inicio de este calendario unipersonal? Nada menos que un viaje, en este caso a la tierra de sus ancestros alemanes. “Decidí partir a Europa. Pensé que me iba a ir brutal, pero al principio me tocaron unos meses de trabajo en una tienda donde los muebles eran realmente horribles. Después, por conexiones (tengo que nombrar a Mónica Melhem y Leon Churba), tuve la suerte de conocer a Mariana De Padova, que maneja la empresa familiar, una de las colecciones de muebles más importantes en el mundo. Luego de varios encuentros en Milán, firmamos un contrato por el que fui representante de De Padova en Alemania durante tres años.”

(more…)

© Revista D&D