D&D 126

Published by admin on October 21st, 2011 - in Uncategorized

Abrimos esta edición con toda la poesía de Chez Naná, una casita ubicada en la calle principal de La Pedrera, Uruguay, que debe su nombre a su primera moradora. Los muebles son de casas de remates de Rocha y San Carlos y otros traídos de nuestro Norte. Una higuera organizó el jardín, donde, en algunas noches perfumadas por jazmines, se instalan catres para dormir a la intemperie.

Continuamos con una confortable casa en el Club de Campo “El Metejón”, propiedad de Diego y Alicia Richini. La belleza del lugar, con la inigualable presencia de arroyos y lagunas, los convenció para dejar la ciudad y vivir en ese espacio que luego transformaron en un exitoso emprendimiento.

Un grupo de amigas tuvo la genial idea de reunir voluntades para comprar en conjunto un lote en Uruguay, frente al mar, y construir un edificio de departamentos con distintas comodidades según las necesidades de cada familia. Una de ellas, gran amiga mía, también nos mostró el suyo, que decoró con muebles del lugar con la colaboración de Joseane Stúrmer, propietaria de la tienda Occidente, en Manantiales. El punto de partida fue un díptico de la artista plástica Heloisa Crocco, explica la dueña de casa, para quien el arte es un máximo atractivo.

El estudio de Carolina y Caia Gibrat se encargó de la decoración de una casa cuyo proyecto arquitectónico realizó el arquitecto Alvaro de la Fuente. De líneas modernas, tiene en la piedra el acento principal de su estructura, tanto en interiores como en el exterior. Este elemento fue decisivo a la hora de elegir colores y materiales que resaltaran su valor.

Mariana López Rey, joven diseñadora de interiores, se mudó a un departamento en plena Recoleta. En su elección primó un jardín de más de cien metros cuadrados que se transformó en el eje indiscutido de toda la decoración.

El Casuchín es el nombre que su propietaria eligió para la remodelación de un puesto de estancia en las Sierras de Tandil. Con mucho amor, ella lo convirtió en una casa llena de encanto y confort para disfrutar con hijos, nietos y bisnietos.

Nos encontramos el 10 de noviembre en la Feria D&D, que reúne en un solo lugar lo mejor del diseño y la decoración. Una de las grandes novedades de este año es que la Asociación de Anticuarios ha tomado un espacio muy considerable, donde un grupo de sus socios más selectos expondrá esas verdaderas joyas que son los objetos y muebles magníficamente elaborados, con la pátina del tiempo y que resultan el toque especial para cualquier ambientación, más allá de épocas y estilos. La Feria será una oportunidad única de comprar todo para la casa, a un precio imperdible y con el sello de D&D. ¡Hasta entonces!

You must be logged in to post a comment.

© Revista D&D