Blanco contemporáneo

Published by admin on April 25th, 2012 - in Proyectos, Uncategorized


Esta nota fue publicada en la edición 128 de D&D

PRODUCCION: VIRGINIA BRAUN
FOTOS: ARQ. DANIELA MAC ADDEN
TEXTO: DÉBORA CAMPOS

Aunque la caja del piso, con sus reminiscencias art déco, ofrecía todo su potencial, el estudio Villanueva Veis Arquitectos elaboró un proyecto de intervención sobre la planta que, sin alterar su espíritu, transformó el diseño y lo adecuó a las necesidades de la familia.

Como un soplo de juventud y frescura llegaron a este piso de Barrio Norte los nuevos propietarios y con ellos, los arquitectos Catalina Villanueva y Eduardo Veis. De su mano, lo que era oscuro se transformó en claro y lo que estaba deslucido comenzó a vibrar; los rincones olvidados adquirieron protagonismo.
“Si bien el departamento mantenía todos los elementos originales de estilo del edificio, lo cierto es que no contó con el mantenimiento necesario”, explican los responsables del estudio Villanueva Veis. Como resultado de esa carencia, los espacios no conseguían volverse luminosos, las grandes boiseries no se lucían y la planta restaba metros en recovecos y circulaciones complejas.
Con este panorama llegaron al estudio y expusieron sus sueños y necesidades. “No nos conocíamos y, a pesar de eso, confiaron completamente en el proyecto que les presentamos.” Atribuyen esa cercanía a la indudable sintonía conceptual y estética que todos percibieron al instante.
En esa clave trabajaron. “Elaboramos un proyecto en el que conservábamos la caja con su espíritu clásico y también elementos determinantes como la boiserie o los pisos de roble, pero adecuando la planta a las necesidades de esta familia joven y a su estilo actual.”
Así cayeron paredes y se modificaron completamente algunos ambientes. Los cuatro dormitorios se transformaron en una gran suite principal y dos cuartos para chicos, se proyectó un escritorio no demasiado formal y la casa ganó un estar íntimo que funciona como intersección entre la vida social y la familiar. También se eliminaron pequeñas y laberínticas circulaciones.
“Las intervenciones más importantes fueron la renovación de todas las instalaciones, la recuperación de la boiserie pintándola de blanco, la unificación de la cocina con los varios sectores que funcionaban como satélites y el rediseño de los dormitorios”, explican los arquitectos.
Luego de los meses de obra, el departamento había duplicado sus dimensiones y recibido un soplo de luz y de vida.
“El proyecto de arquitectura interior integró algunos elementos que venían de la vivienda anterior y muebles diseñados por el estudio.” Con unos y otros crearon un lenguaje acorde con la identidad y el estilo de vida de la familia.
En ese registro, las obras de arte juegan un rol protagónico: se destacan los colores de Milo Lockett, las singulares esculturas de Carlos Regazzoni, las obras de Octavio Blasi, la lente de Gabriel Giovanetti y las amorosas formas de Silvina Sícoli.
El resto quedó en manos de muebles de trazo contemporáneo, grandes alfombras y objetos de Casa Didot, que fueron dándoles vida a las diversas propuestas en los distintos espacios.
El proyecto funcionó como un mapa y tanto los arquitectos como los dueños integraron cada ambiente con las piezas buscadas y otras sencillamente encontradas. Fue un soplo que abrió las puertas, iluminó los rincones y llenó este piso de energía.


3 Responses

  1. ¡Muy interesante la información! Recién me registré para recibir las revistas. Estoy muy contenta. Besitos!
    Lili de Bs As, Argentina.

  2. muy buenas acabo de enterarme de tu pagina web y la verdad es que me parece genial no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote abitualmente.

    • Gulbina says:

      Es una alfombra. rrecuedo que cuando era estudiante me1s de una vez intente9 reproducir ese suelo como un puzzle y era imposible quedar satisfecho con el resultado. Es casi imposible de dibujar, ese suelo se hace.

You must be logged in to post a comment.

© Revista D&D