Taylor Made

Published by admin on August 19th, 2011 - in Proyectos, Uncategorized

TEXTO: SOL DELLEPIANE A. / FOTOS: LUCILA BLUMENCWEIG / PRODUCCIÓN: MARINA BRAUN

Nota publicada en la edición 123 de la Revista D&D

Juan Santa Cruz no nació en Argentina, sin embargo no necesita mayores presentaciones entre nosotros.
Hace algo más de una década los negocios y las finanzas lo trajeron a Buenos Aires. Y, aunque con el tiempo se alejó de la actividad que lo había convocado, aquí quedó, felizmente atrapado en las garras poderosas de esta ciudad y su gente.

Tras viajes y meditaciones Santa Cruz desarrolló una nueva faceta, como ideólogo y referente de Casa Cruz y más tarde Isabel, emprendimientos gastronómicos donde supo desplegar una visión sofisticada y personalísima del bon vivre. Atreverse a reunir sus habilidades y sus pasiones —el olfato empresarial, la inclinación por el diseño y el arte, el don social y, yendo más lejos, la capacidad para generar tendencias— resultó una movida tremendamente exitosa, y sin duda gratificante. Hoy Juan se define como “creador y empresario”. Pero para definiciones nada mejor que conocer su casa, perfecto autorretrato.
Se trata del departamento donde habita desde hace diez años, cuando lo compró atraído por cuatro factores esenciales: “ubicación, estilo, calidad de construcción y terminaciones”. Queda en un exquisito edificio francés sobre Libertador, a una altura amable que permite un contacto íntimo con las copas de los árboles que abundan en la
avenida y, hacia el contrafrente, en el maravilloso jardín del edificio.
“Hice bastante obra, todo diseño mío, inclusive la iluminación y el mobiliario, como las mesas, los sofás, algunas sillas, es decir todo lo que tengo menos las piezas firmadas Le Corbusier o Mies van der Rohe y alguna que otra antigüedad”, cuenta.
Poner una casa es para Santa Cruz “un proceso dinámico, fluido, y constante”. Algo que se adivina recorriendo los ambientes de su residencia, en una planta completamente “a medida”. Amplio espacio para la vida social distribuido en zonas independientes o continuas según se quiera, cocina generosa y muy bien equipada como trastienda de la tertulia, un extenso corredor donde a mitad de camino se abre un cuarto de huéspedes y al final del cual se accede al corazón de la casa, el lugar donde anida la interioridad.
Aquí y allí un look ultra personalizado que realza las virtudes de la arquitectura, genera espacios neutros donde exhibir la magnífica colección de arte contemporáneo que Santa Cruz ha ido forjando y, fundamentalmente, ofrece placer visual a fuerza de coherencia estética. “Un estilo muy Juan Santa Cruz”, propone su autor. “Esa es la ventaja de diseñarse uno mismo su propia casa —amplía. Te refleja, te representa absolutamente”. Incansable viajero, cultor del lujo dondequiera que esté, su casa es su lugar
preferido. Y eso es mucho decir.

You must be logged in to post a comment.

© Revista D&D