Voces de hoy, ecos de ayer

Published by admin on September 11th, 2012 - in Proyectos, Uncategorized

Texto: Sol Dellepiane A.
Fotos: Daniela Mac Adden
Producción: Virginia Braun

El estudio de roxana punta alvarez realizó un excepcional trabajo de interiorismo para convertir un tríplex de estilo en la vivienda de lujo contemporáneo de un cliente que en el proceso fue delineando un fuerte perfil coleccionista.

Las fachadas de los edificios porteños ocultan universos imposibles de suponer. Pórticos y ascensores abren mundos con nombres propios y donde rigen reglas también exclusivas. Es el caso de este departamento que ocupa los pisos superiores de un edificio sobre una de las avenidas más abiertas de Buenos Aires. Aunque el entorno es privilegiado, nadie adivinaría que atesora la colección de arte y diseño que despliegan estas páginas. Es que los mundos privados son inimaginables, excepto para quienes los crean.

Roxana Punta Alvarez fue quien lo hizo esta vez. A su cliente, en una época más nómade de su vida, ya le había diseñado varias casas, así como también oficinas. Esta vez él buscaba aquerenciarse en un lugar y, antes de concretar la operación de compra del departamento de sus sueños, lo consultó con su diseñadora de confianza. Ella aprobó. Entonces comenzó el intenso trabajo sobre el tríplex, encabezado por la decoradora con la colaboración de Juan Cavalieri que formaba parte de su estudio.

“Lo que quise hacerle a este señor, un hombre solo con hijos que lo visitan algunas veces en la semana, fue una casa contemporánea con algunos elementos tradicionales, porque a él le gustan las antigüedades; pero decidimos incluirlas aggiornándolas en la combinación con diseño actual, todo de firmas importantes”, explica Roxana. “Al encontrarme con una casa francesa, quise darle un aire europeizante. Por eso hicimos ciertas reformas como en la terraza, donde incluimos terminaciones de arquitectura francesa, como una baranda que mandamos a hacer a un yesero imitando una que tiene el edificio. O las obras en el comedor al agregar una espectacular chimenea, por ejemplo”, detalla.

Por eso, también, la inclusión de importantes muebles de estilo, como el par de consolas venecianas del siglo XVIII en el living, las sillas de comedor –que son verdaderas reliquias– o las distintas piezas orientales de Compañía de Indias tan caras al gusto europeo de los siglos clásicos, que fueron especialmente seleccionadas para ir poblando salones y anaqueles. Todo esto, combinado con mobiliario de firmas europeas contemporáneas, con especial acento italiano: B&B, De Padova, Gervasoni, Max Aalto, Antonio Citterio, Jean-Marie Massaud. “Lo viejo en lo nuevo y lo nuevo en lo viejo, como nos bajó el IFI a los que estamos en DArA”, señala Punta Alvarez en referencia a un leit-motiv que la International Federation of Interior Architects /Designers propuso este año a todas las entidades asociadas, como es el caso de la organización que nuclea a los interioristas de nuestro país. De cualquier manera, más allá de la tendencia, el juego de épocas es uno de los rasgos característicos del estilo de ambientaciones de Roxana.

Un juego que también se establece entre diseño y arte, capítulo esencial de este trabajo. “Otra de las primeras cosas que le dije a mi cliente, era que el sello que le quería dar a su casa era que incluyera una buena pinacoteca. El no era un conocedor en el tema, pero se apasionó”. Se inició así un proceso fascinante de búsqueda de obra en galerías, ferias y ateliers. “Compramos Macció, Roux de los años 70, que es el mejor, Penalba, Polesello, Noé, Aizenberg. Estoy hablando de obras que estuvieron expuestas en museos. Y así, de artistas de los 60 y 70 llegamos hasta Kuitca, la Hasper y Siquier, que también terminaron integrándose –puntualiza la diseñadora. Y, de la misma manera en que se puso a leer y aprender sobre pintura contemporánea argentina, también lo hizo en cuanto a los muebles y los objetos”, comenta con inocultable orgullo por la faceta didáctica de su rol.

Con esa caja y semejante contenido, Punta Alvarez pudo dar rienda suelta al fervor por la iluminación que la acompaña desde sus años de estudio de escenografía en la escuela del Teatro Colón. “Lo que yo me imagino cuando entro a un lugar, es cómo puede estar iluminado. Y no me interesa solo la luz sino la sombra que proyectan las cosas”, comenta con devoción por la materia.

En cuanto a la estructura del tríplex, básicamente se conservó. En la planta de acceso está el área social –integrada por un inmenso hall de entrada, un living formal, otro más íntimo y el comedor– y la cocina y servicios. Hacia abajo la zona más privada de los dormitorios: la suite principal (en la que se hicieron reformas de circulación) y los cuartos de los chicos –uno para cada uno, ambientados todos con un espíritu lúdico e invitando al arte a colarse para ir formándoles una cultura en este sentido–. Volviendo al croquis, un tercer piso al que se llega desde la planta principal, incluye el escritorio, un segundo comedor y terrazas que se abren desde cada uno de estos ambientes, una pensada como estar exterior, la otra como lugar para comer; desde esta última, una escalera caracol conduce a lo que sería el cuarto nivel del departamento, una terraza con una vista sobrecogedora de la ciudad, sus edificios y sus árboles.

Profesional y cliente comparten un gran entusiasmo por el resultado de esta obra del talento para proyectar, elegir y combinar; el tiempo (tareas como la de pintar con el nivel de arte y detalle con que se abordaron, llevaron largos meses); y, hay que decirlo, un presupuesto que habilitó adquisiciones extraordinarias.

Las fachadas de los edificios de Buenos Aires guardan tesoros inimaginables, quién podría dudarlo.


2 Responses

  1. Daniela says:

    Excelente la última edición de la revista!

  2. Inter Milan says:

    Fantastic job here. I seriously enjoyed what you had to say. Keep heading because you absolutely bring a new voice to this subject. Not many people would say what youve said and still make it interesting. Properly, at least Im interested. Cant wait to see much more of this from you.

You must be logged in to post a comment.

© Revista D&D