Elogio del tiempo

Published by admin on January 29th, 2013 - in Proyectos, Uncategorized

Radiografía de una casa en su perpetuo devenir.
Texto: Mercedes Cabrera Castilla
Fotos: Francisco Peralta Ramos
Esta es una de esas historias cuya trama se va tejiendo de manera muy lenta. Todo empieza cuando un matrimonio joven compra un terreno en Punta del Este para construir una casa de veraneo. Sobre aquel lote que cae en desnivel hacia la Laguna Garzón, imaginan una casa de una planta, en forma de herradura, pero con la particularidad de parecer vieja incluso recién hecha; lo más semejante a uno de esos hogares que dan la sensación de haber sido vividos por temporadas enteras. Acto seguido hacen dibujos, contratan a un arquitecto, diseñan los espacios. Luego de varios meses de obra, el matrimonio celebra. Entre otras cosas, el techo y los pisos son los adecuados, las aberturas también. La galería es amplia y la vista le hace honor al paisaje en toda su extensión. Solo les falta equiparla, decorarla, hacerla suya. Lo que sigue es un recorrido acompasado de muebles que van y vienen, lámparas encontradas sin apuro en casas de antigüedades, cuadros que esperan varios años hasta dar con sus dueños.

Con una vista privilegiada, la galería tiene piso de damero, cielorraso de machimbre y clásica cenefa en el remate del techo.

Con una vista privilegiada, la galería tiene piso de damero, cielorraso de machimbre y clásica cenefa en el remate del techo.

 

En el comedor, mesa de campo de madera con pátina en blanco, de El Rescate.

En el comedor, mesa de campo de madera con pátina en blanco, de El Rescate.

 

Con matices de verdes, el cuarto de huéspedes tiene vista a la laguna. Con cama con baldaquino de María de las Carreras.

Con matices de verdes, el cuarto de huéspedes tiene vista a la laguna. Con cama con baldaquino de María de las Carreras.


One Response

  1. Charly says:

    Increíble esta casa. Las otras fotos que se ven en la revista completan una propuesta digna de Punta!

You must be logged in to post a comment.

© Revista D&D