Posts Tagged ‘CMD’

Incuba

Published by admin on December 31st, 2012 - in Uncategorized

Esta vez el programa del CMD que da origen a distintas empresas de diseño invita a participar de Tándem de Diseño París – Buenos Aires.
Se trata de un programa de residencias cruzadas, así cada ciudad recibirá a una joven diseñador proveniente de la otra metrópoli. La experiencia durará 6 meses. El ganador argentino participará del encuentro profesional anual Designer’s Day, que se realiza en junio en Francia. Por su parte, el elegido que venta a la Capital Federal tendrá su espacio en el Festival Internacional de Diseño de Buenos Aires. La inscripción cierra el 10 de enero.
Informes: www.cmd.gob.ar

 

 

FID 2012

Published by admin on October 11th, 2012 - in Proyectos, Uncategorized

El Distrito de Diseño presenta el IV Festival Internacional de Diseño. Del 19 al 21 de octubre, siguiendo la consigna “Diseño en expansión”, el CMD será la sede donde las tendencias se desplegarán.

Festival Internacional de Diseño

Durante tres días consecutivos, la Argentina mostrará todo su potencial en materia de diseño. Con su programación, el festival demostrará que el diseño es una disciplina que mejora la calidad de vida y que está presente en ámbitos diversos como el transporte urbano, la comunicación, la alimentación, el arte, el trabajo y la cultura. Así, como parte de esta acción habrá recorridos por las calles de Barracas con una casa rodante donde los vecinos podrán tunear sus bicis, canjear sus lámparas por unas con diseño, asistir a una laboratorio de juguetes y más. También habrá cine, presentación de libros, conferencias, seminarios y charlas a cargo de personalidades reconocidas como: Eames Demetrios, Ronaldo Fraga, Eric Le Bretón, Carlos Llop y más.

Informes: www.cmd.gob.ar

Imaginario de diseño

Published by admin on March 21st, 2012 - in Uncategorized

Comenzamos a mostrarles algunos de los contenidos que podrán leer en la próxima D&D. No desesperen, ya está a horas de llegar al kiosco!

Entrevista D&D
Enrique Avogadro

Entrevista: Sol Dellepiane
Retratos: Emma Livingston

Con un curriculum académico y una experiencia profesional altamente concentrados en su joven trayectoria, Enrique Avogadro se desempeña como Director General de Comercio Exterior, Director General de Industrias Creativas y también del Centro Metropolitano de Diseño. Su gestión hace foco en la creación de un distrito de diseño en la zona aledaña al Centro (cuyo edificio recientemente concluido pretende ser símbolo de muchos otros que, hundiendo sus cimientos en la historia industrial del barrio de Barracas, sean intervenidos para operar en la ciudad del futuro). También hace hincapié en lo productivo, buscando que el CMD funcione como el eslabón que engarce diseño y empresariado. De cumplirse el ambicioso sueño que este funcionario parece tener en su cultivada y ecléctica imaginación, el organismo que dirige podrá hacer un gran aporte a la actividad, a la zona sur y a la ciudad. Porteños y diseñoadictos, expectantes.

SD. ¿Cuáles son las principales estrategias de esta dirección del Centro Metroplitano de Diseño?
EA. Como estrategia, como temas centrales, en primer lugar –es de largo plazo y tiene que ver con la política de gobierno de la ciudad en general para desarrollar zonas postergadas en función de sectores que son estratégicos–, estamos impulsando la creación de un Distrito de Diseño en el entorno del CMD. Esto siguiendo el modelo exitoso del distrito tecnológico en Parque Patricios que está funcionando muy muy bien, y del nuevo distrito audiovisual que recién está empezando a dar sus primeros pasos. Lo que persiguen estos distritos es que a través del impulso a la radicación de empresas, la atracción de empresas genere una demanda de mayor empleo, pero además tienen una mirada de cluster, es decir que lo que buscamos es atraer también centros educativos, universidades, trabajar mucho en la mejora del espacio público, posicionar los centros comerciales a cielo abierto que hay en los barrios. Y detrás de esto hay un concepto moderno de ciudad. Uno aspiraría a que en estos distritos se pueda vivir, trabajar, estudiar, divertirse, en una zona geográfica próxima, idealmente mixta en términos de conformación social y con una participación activa del estado pero también de las organizaciones de la sociedad civil. Hay varios modelos internacionales, desde el 22@ en Barcelona, el Meatpacking District en Nueva York. U nuestro caso es una zona también muy interesante porque estamos a dos cuadras del Riachuelo, a 10 cuadras de la Villa 21 que es la villa más grande de la ciudad de Buenos Aires, una zona que siempre ha estado postergada, por lo cual pretendemos que esto tenga un impacto social fuerte, además de económico, incluso más allá del Riachuelo. Este es un proyecto ambicioso, de largo plazo, esperamos tenerlo aprobado este año por la Legislatura.
SD. Hablemos sobre este edificio, antiguo Mercado del Pescado, que se comenzó a refaccionar durante la gestión anterior. A propósito, yo vine en esa época y estoy confundida espacialmente…
EA. En función de la estrategia, este edificio juega un rol central. Nosotros inauguramos el edificio en 2010, terminado, si bien el edifico tenía 10 años la obra estaba parada. A ese primer edificio que vos mencionás, acá en la esquina, lo llamamos El pescadito; en ese momento se habían ocupado 3.000 metros cuadrados y el edifico tiene 15.000, es monstruoso. Acá funcionan hoy tres equipos: el de la Dirección de Industrias Creativas, de Comercio Exterior y el equipo del CMD. La intención es mantener e incluso reducir el uso público –oficinas– porque la idea es que sea verdaderamente un espacio público. Pensamos al CMD como eje de este distrito con una estrategia doble: por un lado, funcionar como un centro cultural vinculado al diseño y las industrias creativas; tenemos una capacidad muy interesante en esa materia, terrazas, la calle central donde se pueden hacer actividades, el auditorio para 250 personas, que es una maravilla; pero sobre todo es un edificio mutante, porque se pueden ir interviniendo espacios y generando situaciones en distintos lugares.
SD. Una estructura sumamente flexible.
EA. Muy flexible. Y nos interesa aprovecharlo al máximo. Entonces, por un lado, es un espacio nuevo para la ciudad para que la gente venga y tenga un vínculo con las industrias creativas. Pero además lo pensamos como un centro productivo, con esta idea de que uno no solo viene a ver, sino que viene a hacer, a arremangarse y meter mano, incluso viene a ayudarnos a definir hacia dónde va esto. Centro productivo porque a esta altura tenemos más de 1.000 personas que se están capacitando, hay una agenda de formación muy fuerte centrada fundamentalmente en oficios, como es el programa Cosiendo Redes; también la escuela de marroquinería que inauguramos el año pasado y que parte de un vínculo con la Cámara de Marroquineros. Reconociendo que hay una serie de deficiencias en la industria, estamos capacitando a la gente en los oficios que hacen falta. Tenemos un curso muy demandado de Diseño y Negocios donde básicamente se capacita a emprendedores del mundo del diseño para que tengan habilidades vinculadas al gerenciamiento de sus proyectos, porque generalmente salen de las facultades muy creativos pero sin la menor idea de cómo hacer un plan de negocios. Además, durante todo el año se desarrollan Workshops más sofisticados, con una metodología desarrollada aquí dentro muy intensiva. Tenemos también el CIDIDI, básicamente un acuerdo con la Facultad de Ingeniería de la UBA para instalar cuatro laboratorios vinculados a materiales; temas muy sofisticados donde la idea es darle a pequeñas y medianas empresas una capacidad de investigación aplicada que en la Argentina solo tienen las grandes empresas. Además tenemos un programa de incubación muy grande, Incuba, con 40 proyectos incubados y que también es funcional al distrito de diseño porque la idea es que a largo plazo los que egresan se implanten en el entorno.
Entonces, la idea es hacer del CMD un centro cultural y productivo. Todavía es un sueño, pero si lo imaginás funcionando a pleno, esto va a ser una especie de ciudadela de la innovación, de la creatividad.
SD. ¿Cuáles las mayores dificultades con que se enfrentan para lograr este sueño?
EA. El diseño es una industria muy amplia y muy compleja. Está el diseño textil o de moda, el diseño industrial, gráfico, interactivo, y cada uno de ellos tiene una complejidad, que en realidad es que el diseño es una disciplina transversal al resto de las industrias. Por eso es difícil dar en el blanco. Entonces el segundo eje estratégico –si el primero es el distrito, el edificio y su programación– es llevar al CMD a ser un actor central en el vínculo entre diseño y empresa. Nosotros tenemos un programa que está ya funcionando que es el Programa de Incorporación de Diseño en Empresas, que busca que las empresas que no tienen diseño, lo incorporen para ser más competitivas. Hoy estamos trabajando con esto e incluso a futuro lo queremos ampliar, porque somos muy ambiciosos, a un programa de incorporación de diseño en organizaciones y por qué no en gobierno, partiendo de la base de que nosotros estamos vinculados a todos los creativos de la ciudad y por otro lado están los problemas de la ciudad, entonces queremos aprovechar esta masa creativa.
¿Dificultades? Un montón, por supuesto, pero yo creo que Buenos Aires y la Argentina en general tendrán muchos defectos pero una de sus virtudes es ser realmente una ciudad y un país creativo. Además, al atravesar crisis está el famoso concepto de resiliencia, la capacidad que tenemos de salir adelante con algún aprendizaje, idealmente.
SD. Hay algo en lo que pensaba al armar esta entrevista, quizás sea disparatado pero si no entendí mal se vincula con algo que dijiste recién: Ustedes trabajan con principalmente con creatividad e innovación. Me parece que, ya no como objeto o contenido, es casi un desafío que incorporen creatividad e innovación en su quehacer, aplicadas a la tarea misma. ¿Es así?
EA. Totalmente. Lo cual a veces hasta puede ser paradójico porque en general el sector público tiende a no ser creativo. Es absolutamente así y de hecho estamos en análisis permanente de cuáles son las mejores prácticas a nivel internacional en esta materia. Con falsa modestia puedo decir que nos invitan regularmente de la región para saber qué está haciendo Buenos Aires. Viajo mucho a Brasil, Chile, Colombia, México, cosa que también obviamente nos sirve para analizar lo que está pasando en estos países. Creo que hay una oportunidad interesante porque si bien las industrias creativas están presentes en todo el mundo, a nivel regional vamos a estar desarrollando un modelo que creo que es original.
SD. ¿En qué sentido?
EA. Creo que justamente por los problemas que tenemos en materia de desigualdad, no es lo mismo promover la industrias creativas en Noruega que en Argentina, Colombia o Brasil.
SD. Con otro avance de cuestiones a nivel tecnológico, sustentable y demás…
EA. Es que la ventaja de que el mundo esté tan conectado es que se pueden hacer saltos e incorporar mejoras salteándose algunas etapas “evolutivas”. Todo está inmediatamente en línea. De hecho la agenda de la sustentabilidad es uno de los ejes centrales en que nos movemos no solo nosotros sino en todo el gobierno de la ciudad. Obviamente no es una sociedad tan permeable, o quizá la sociedad todavía tiene otras demandas y no llegás a la etapa de ocuparte específicamente de eso.
SD. Pero necesariamente tenés que empezar a acortar camino hacia ese lugar.
EA. Totalmente. Nosotros intentamos ser creativos todo el tiempo. Porque además las industrias creativas están en permanente evolución. En función de los avances tecnológicos tenés que revisar permanentemente el plan de trabajo.
Creo que por ahí la novedad, que es una ventaja para nuestros países, es que si en la vieja globalización todo el mundo aspiraba a parecerse a Estados Unidos y seguía ese modelo pero como tratando que no se dieran cuenta que eras una empresa argentina, hoy justamente son mucho más importantes los factores que hacen a la identidad. Hay tanto ruido en el aire, que solamente vas a poder diferenciarte en la medida en que efectivamente tengas algo interesante para contar. Y eso lo tenés si te conectás con tus propias raíces. Desde ahí te vas al mundo con un producto adaptado para el mundo pero que se basa en su originalidad. No hay más que ver lo que está pasando con la gastronomía peruana o con el diseño brasileño, ligado al artesanato como dicen ahí.
Yo creo que Buenos Aires y Argentina tiene una identidad muy sólida, producto de la diversidad, y siempre digo lo mismo, en un momento en que todas las ciudades están queriendo ser ciudades creativas, éste es un claim al que podemos perfectamente aspirar.
SD. Desde la perspectiva de dirigir este sitio pero más allá de sus fronteras y posibilidades de acción, ¿cómo ves el panorama del diseño argentino? ¿Cómo describirías el proceso que se fue dando los últimos años?
EA. Me parece que lo que pasó en los últimos años es que se confirmó algo que era muy incipiente después de la crisis, que es que acá había mucho talento. Hoy no hay ninguna duda. La nueva frontera es pasar de un país que tiene índices muy elevados de emprendedorismo, cosa que es muy positiva, pero la contracara de eso es que cuesta que los sectores ya desarrollados incorporen estos temas. Alguno podrá emerger vía la autogestión –el caso de Martín Churba, digamos– pero además sería saludable que aparte de una escena competitiva fuerte, tuviéramos –como sí ya está pasando en Brasil– empresas grandes dispuestas a incorporar diseño y a pagarlo en función de lo que vale. Poniendo los ejemplos más obvios, los Campana, Marcelo Rosenbaum, Rolando Fraga en moda, gente que trabaja y tiene sus propias firmas pero que además son contratados por grandes empresas para desarrollar productos y donde trabajan de la mano de la innovación.
Entonces yo veo que hay un panorama explosivo de creatividad, que está muy limitado por la ausencia de una industria sólida que acompañe y la conciencia en ellos respecto a la posibilidad de ser más competitivos a través del diseño. además hay problemas coyunturales muy argentinos, como el hecho de estar hoy cerrada la importación de insumos.
SD. Adparte del mencionado Brasil, ¿qué modelos se tienen en cuenta a la hora de elaborar políticas públicas en diseño?
EA. Vemos muy de cerca España, que hoy está en situación de crisis pero es un buen modelo de integración entre diseño e industria. Vemos mucho lo que hace el Design Council británico, donde tienen programas similares. Somos parte de la red de Ciudades de Diseño de la UNESCO y de ahí tomamos también buenas prácticas. Y en la región vemos con interés lo que hacen Colombia y Chile además de Brasil. O sea que tampoco nuestra creatividad es tan original… . Buenos Aires es una marca instalada. Tenemos la Semana de la Moda, el Festival Internacional de Diseño que se hace anualmente la última semana de octubre… A los eventos que se hacen en la ciudad, si uno trabaja con tiempo, viene mucha gente de la región.
SD. Hiciste referencia al tema de tener algo para contar. ¿Cuál sería esa historia peculiar que tiene el diseño argentino?
EA. Nosotros tenemos, primero, una base muy sólida de diseñadores, antes incluso de contar con una base educativa que hoy es muy buena. Diseñadores históricos, tipos como Shakespear, Kogan, Blanco, Fontana, un panteón de diseñadores más que interesante y además todos ellos muy activos y súper juveniles. Después hay una generación intermedia formada a la luz de la crisis y ahí el factor clave es la resiliencia y la búsqueda de la identidad, porque nosotros, como el resto de América, tenemos identidades muy diversas. Tenemos entonces academia, gente en ejercicio con muy buena trayectoria… Yo creo que lo que falta es darle un rol más institucional al diseño. En otros países el diseño ha trascendido las fronteras de la propia disciplina y está incorporado en el imaginario de una franja más amplia de la población.
SD. Ese es un muy lindo desafío para asumir desde este lugar… .
EA. Absolutamente. Yo creo que tenemos que ver cómo el diseño empieza a solucionar problemas. Ronald (Shakespear) lo decía, el diseño básicamente tiene que solucionar los problemas de la gente, si no no sirve. Creo que en la medida en que se va tomando conciencia de eso en un país que definitivamente tiene un montón de problemas, el diseño se va a ir haciendo más relevante y por lo tanto se va a volver más institucional.
SD. Breve repaso de tu propio recorrido. ¿Cuál fue tu formación, de dónde venís?
EA. Yo no tengo una vinculación académica con el diseño. Soy licenciado en Estudios Internacionales en la Universidad Di Tella, hice una maestría en Administración y Políticas Públicas en la Universidad de San Andrés –con tesis en curso–; estoy haciendo esta maestría en Gestión de Contenidos en la Universidad Austral; además hice cuatro años de Derecho en la UBA, que no terminé… . Estoy hace tres años a cargo de estos temas, siempre estuve muy vinculado a los temas de internacionalización, de comercio exterior. Y desde que estoy a cargo de esto, la verdad es que es un trabajo fascinante en el que aprendo todos los días. Es un momento súper interesante para trabajar estos temas. Siempre hago el chiste de que tengo el trabajo más divertido de la ciudad –se lo digo al Jefe de Gobierno–. Tengo un equipo impresionante que sí sabe mucho de diseño, todo el equipo del CMD está integrado por diseñadores, muchos docentes, casi todos de la FADU-UBA. Y a esta altura es un cambio de vocación para mí. Me encanta al desafío de trabajar para que las industrias creativas de Buenos Aires contribuyan al desarrollo de Buenos Aires.
SD. En el contexto de una mesa redonda sobre diseño organizada hace un tiempo por D&D, surgió el tema de cómo un Philippe Starck surgió en Francia en el contexto de una política de decidido apoyo al diseño; cómo él y un par más fueron emergentes de una situación mucho más amplia. Y cierta paradoja implícita, porque si bien estos diseñadores tan “estrella” de alguna manera opacan los nombres individuales de la línea que viene detrás, también posicionan y le dan una visibilidad al diseño de un país que les sirve a todos. ¿Cómo de lejos o cerca estamos de una situación así?
EA. Todos hemos sido demasiado tímidos en usar esta estrategia. Como estamos en el estado, nos cuesta hacer una diferenciación, apoyar a determinados nombres en forma específica. Pero creo que es un problema mal presentado. La política pública tiene que ser más sofisticada y tener una herramienta desarrollada para los que ya están consagrados a nivel local y necesitan una mano para consagrarse internacionalmente, por supuesto manteniendo la política de promoción de todo el resto. Coincido. Algo de esto estamos teniendo en cuenta por ejemplo en lo que pretendemos hacer dentro de BAF, pero falta. Lo debatíamos mucho el año pasado, cómo nos presentamos en el resto del mundo. Nosotros tenemos una presencia internacional muy institucional, vamos a Londres, a Japón, a Berlín pero eso, que les sirve mucho a los que están empezando, a los que ya están consagrados no les resulta demasiado útil. Tenemos que tener alguna flexibilidad para facilitarles también a ellos alguna herramienta.
(Son días previos al BAF Week, la demanda externa ha sido incesante desde el comienzo de la charla, pero la insistencia de alarmas en todos los aparatos posados sobre el escritorio –teléfono fijo y celular, computadora, Ipad–, indican que ya es tiempo cumplido.
SD. Muchas gracias, Enrique, por la charla.

Puede visitar www.cmd.gov.ar y también el blog personal de Enrique Avogadro: tradeandme.blogspot.com

Destacados

“La idea es hacer del CMD un centro cultural y productivo. Todavía es un sueño, pero si lo imaginás funcionando a pleno, esto va a ser una especie de ciudadela de la innovación, de la creatividad”.

“Hoy en diseño son importantes los factores que hacen a la identidad. Hay tanto ruido en el aire, que solamente vas a poder diferenciarte en la medida en que efectivamente tengas algo interesante para contar. Y eso lo tenés si te conectás con tus propias raíces. Desde ahí te vas al mundo con un producto adaptado para el mundo pero que se basa en su originalidad”.

“En otros países el diseño ha trascendido las fronteras de la propia disciplina y está incorporado en el imaginario de una franja más amplia de la población”.

Casa FOA 2011

Published by admin on September 8th, 2011 - in Casa FOA 2011, Uncategorized

Ya empezó la edición 28 de esta muestra de decoración, diseño, paisajismo y arquitectura. En Barracas, corazón del sur porteño, el nuevo edificio del Centro Metropolitano de Diseño da vida a esta exposición.

Con una estética casi industrial y el diseño que brota por doquier, así se presenta Casa FOA. Y, para estar en sintonía, su lema es Mercado del Diseño. Más de 50 espacios y tiendas que venden las creaciones de las empresas que integran el programa Incuba del CMD conforman la propuesta 2011. De esta manera, los organizadores de la exposición apoyan la idea de crear un centro de diseño en el sur de la ciudad.

Informes: www.casafoa.com / www.cmd.mdebuenosaires.gob.ar

© Revista D&D